Fisioterapia infantil

Fisioterapia en el cólico del lactante

Según la Asociación Española de Pediatría (A.E.P.), el cólico del lactante es un cuadro de llantos prolongados, a veces inconsolables, que se inician alrededor de la segunda semana de vida, repitiéndose casi a diario o a diario, y que puede persistir hasta el tercer o cuarto mes.
Suele sufrirlo 3 de cada 10 bebés, en los cuales el llanto que presentan suele producirse desde el atardecer hasta entrada la madrugada, y debe tener una duración de al menos 3 horas a lo largo del día.
Si tu bebé tiene cólicos, con la fisioterapia podemos resolverlos, mejorará su tránsito intestinal, eliminará mejor los gases y esto repercutirá en mejorar su descanso y bienestar. Las técnicas son totalmente inocuas y no producen ningún tipo de dolor ni efecto secundario en el bebé.
El protocolo para eliminar los síntomas suele variar entre 1 y 3 sesiones, dependiendo de la causa del problema.


Fisioterápia respiratoria. Catarros, bronquiolitis, bronquitis. ¡No más mocos!

La capacidad pulmonar de los bebés es menor. Apenas saben toser y la tos no les sirve para eliminar secreciones. Tienen más mocos y menos capacidad para expulsarlos. Todo ello hace que las vías respiratorias, que aún son muy estrechas, se inflamen con facilidad. Entonces, la respiración se va haciendo más corta y más rápida. La fisioterapia respiratoria es una técnica que permite aumentar la capacidad pulmonar de esos bebés. Gracias a ella podemos ayudarle a eliminar los mocos, así tu hijo respirará mejor, evitará complicaciones y acelerará su recuperación.


¿En qué casos está indicada?

La fisioterapia respiratoria está especialmente recomendada en alteraciones pulmonares causadas por alergias, infecciones víricas,bronquiolitis, fibrosis quística, asma, neumonía, otitis… Pero quienes se benefician muy especialmente de ella son los pequeños prematuros, pues su capacidad pulmonar es menor que la de un bebé nacido a término.


¿Qué se hace en una sesión?

El fisioterapeuta realiza maniobras que permiten alargar la espiración para aumentar la fase de inspiración e incrementar poco a poco los movimientos respiratorios y la capacidad pulmonar. Los padres están con su hijo en todo momento. Una vez en casa, los padres pueden poner en práctica algunos ejercicios aprendidos del experto.


Una sesión puede ser suficiente

Los resultados de la fisioterapia respiratoria son casi inmediatos. Por ejemplo, en un caso debronquiolitis, si se acude a tiempo, es suficiente con una sola sesión: los efectos se aprecian a los pocos minutos. En enfermedades crónicas, como el asma, hacen falta más, que además han de completarse con cuidados en casa. Es importante acudir al inicio del cuadro porque los beneficios son mayores y los resultados más inmediatos cuanto antes se trate al niño. Muchas veces, una sesión de fisioterapia a tiempo evita la utilización de medicamentos.